Dilbert recomienda que en el empleo tengamos una actividad que sea la de criticar a los demás. Un área como auditoria es excelente.

He podido comprobar esta verdad: cuando criticamos el trabajo que hacen otros, nos salimos del circulo de presion.

La semana pasada tuve que criticar el trabajo de los contadores debido a que realizan algunos reportes sobre el crédito que tienen algunos de nuestros clientes. Yo tenia una junta con mis jefas y los contadores y debía presentar resultados sobre lo que hago… pero qué hago? nada! solo estoy en internet buscando citas con chicas que ponen fotos sexys. A veces reviso alguna factura, pero no siempre. Suelo mas bien comer, ver pornografia, chatear, pero… trabajar? emplear mis neuronas en ese feo aspecto de trabajar?

Recorde que Dilbert siempre recomienda la crítica del trabajo de otros para salir bien librado. Lo hice. Con un poco de neuronas logré hacer algunos cálculos matemáticos en Excell y encontrar fallas en los reportes entregados por los contadores. Esas “inconsistencias” fueron mostradas en la reunión y fui un exito. Me felicitaron mis jefas por haber detectado los errores. Ahora he podido solicitar a los contadores un mejor reporte, y estoy en espera de que hagan ellos la actividad que yo tendría que hacer.

Justo es decir, que agradezco a Dilbert por tan practicos consejos. He insistido a mucha gente que lean “EL PRINCIPIO DE DILBERT”  para dejar de trabajar como jumentos, pero insisten en usar su cuerpo , mente y espiritu en entregarse a un empleo de oficina.

Mis resultados son estos:

– La semana anterior , tuve una felicitación por algo que critiqué

– El sábado tuve una cita con una chica que conocí la semana anterior, por una página en internet. Que chica! riquísima

– Ayudé a mi compañero Nando, a que también criticara el trabajo de otros y así salvar su pellejo; las jefas están molestas con él porque no logra entender las cosas que le solicitan.

Estoy feliz, me encuentro realmente feliz.