Francamente. No he tenido el humor de actualizar el blog. De hecho pienso que nadie lo lee con detenimiento… ¿ a quién le interesa la vida de este empleado que trabaja de lunes a viernes en un corporativo que ofrece servicios de telefonía y telecomunicaciones a la sociedad mexicana ?

Sin embargo, algunas estadísticas me avisan que hay visitas. Debo agradecer infinitamente a Javi Moya, porque su MEME me permitió tener un puñado de visitas constante. Sin embargo, ¿ alguien sabe de lo que hablo, cuando escribo estas entradas ?

Como sea. Esto es más desahogo que crónica.

Ayer fue un día que terminó de un modo inesperado. Estoy feliz por lo que pasó, pero antes de contar, diré lo que ha ocurrido con la propuesta de Gerente que me habían ofrecido. El director Pérez, el cual me había ofrecido la gerencia de producto para Internet, resultó ser el que bloqueó mi cambio. Todo transcurría según el plan : el director Pérez de Mercadotecnia hablaría con el director de mi área para solicitar mi traslado. Solo habló una vez y mi director dijo ” no quiero mover más recursos, pero… si no hay otra opción y el tecnócrata quiere pues… no me opongo”. De modo que el director Pérez ya tenia la puerta abierta, solo hacía falta empujarla para que mi cambio se diera. Sin embargo, en ese instante el factor sorpresa hizo su aparición: dos gatos muy amigos del director Pérez se presentaron ante él y le dijeron algo como :

“no tenemos a donde ir, estamos fuera de cualquier área porque se han movido nuestros jefes, de modo que nos han dicho que nos podrían correr, ¿ podrías hacer algo Pérez ?”

Pérez sintió el compromiso de ayudarlos porque han sido amigos desde hace años. ¿Por qué no habría de hacerlo ? De modo que se creó una vacante para otra gerencia : Frecuencias. Gerente de Producto de Frecuencias. Ese es el título y colocó allí a uno de sus amiguitos con cara de retrazado mental. El otro, mejor dicho la otra, sigue todavía volando debido a que su intención era ponerla en Internet. Mientras eso sucedía , Pérez me decia que mi director no me dejó cambiar, y que “lo siento tecnócrata, pero tengo que cubrir la vacante”  😦

El cabrón me dijo eso precisamente para que no me sorprendiera al ver a su protegida en ese puesto. El caso es que esa mujer -y no tengo nada en contra de las féminas- ha estado en puestos contables y de tecnologías sabe lo que una hormiga de física cuántica. Ni puta idea del negocio de internet. Sin embargo, también brincó otro factor sorpresa: el actual gerente de internet, uno de mis aliados, se indignó debido a que tiene algunos problemas con esa mujer. De modo que cuando Pérez le comunicó que pondría a la chica, dijo que no la apoyaría. Que pensara muy bien si él autorizaria ese movimiento porque él no daría ningun tipo de apoyo para que la mujer cumpliera con las metas.

Asi que en estos momentos, sigue la vacante. Pérez no sabe qué hacer. Mi aliado está pujando para que sea yo y dice que lo llevará este caso a niveles más altos. Sin embargo con esta visión puedo ratificar nuevamente el principio de Dilbert, donde los más idiotas son los que tienen puestos gerenciales o inclusive en la dirección. Son tan ineptos que solo sus relaciones sociales les permiten cambiar de áreas como de zapatos. Eso me ha ocurrido. Resta decir que me enteré de todo esto por mi aliado y que sigo al tanto de noticias. Ya veremos el futuro. Por el momento dejaré que mi aliado siga moviendo todo. Si logra algo, se que tendré que pagarle el favor… así son los negocios.

Pero en otras cosas más alegres, ayer ví a la chaparrita. En el mensaje que está abajo, narro como es una mujer que desde hace un año me ha gustado, pero que no me atrevo a llevar más allá las cosas debido a su condición. Pero ayer estuvo en este edificio para revisar algunos detalles sobre su nuevo contrato, y yo aproveché para saludarla. Noté que estaba demacrada y me dijo que era porque estaba enferma. Tenia infección en la garganta y no se sentia bien, y pues me ofrecí a llevarla. Ella aceptó y nos fuimos hacia el norte de la ciudad donde la dejaría en un transporte público. Sin embargo al verla tan mal, le pregunté donde iria al médico. Me dio el lugar y le hice la oferta de llevarla a ese lugar. Ella se sorprendió porque está lejos, quizá unos 40 kilómetros de este edificio. El problema es el gran tránsito que se forma por la tarde. Al menos 2 horas de trayecto, pero le dije que no era inconveniente porque podríamos tomar la autopista, que por unos pesos, podria acelerar el transcurso.

Ella accedió y yo feliz de su compañía disfruté del viaje. Platicamos de varias cosas, ella como podía trataba de continuar con la plática. Noté sus esfuerzos, y traté de llevar yo la conversación. La situación es que solo tardamos una hora en llegar. Algo que parecía increíble y yo con una sonrisa le decía ” hemos llegado muy rápido, si hubieras tomado transporte todavía no llegarías”. Ella me dijo muchas veces que agradecía, que mi ayuda era como la de un angelito de la guardia que siempre está cuando lo necesita. Sentí un calor en mi corazón que me hizo enrojecer y solo le dije que no tenía qué agradecer. Que me sentía contento de ayudarla y que si quería corresponder a ese gesto, que lo hiciera a alguien má, pero no a mi. De ese modo se podría saldar la deuda y además incitar a que la gente de su ayuda a los demás. No puedo decir que de forma desinteresada de mi parte, porque yo deseaba su compañía, pero finalmente todo se arregló para que ella pudiera estar en el médico de manera pronta.

Dios, la vida, o lo que sea  siempre detrás organizando. Hay una voz que nos dice y conduce, solo que a veces con tanto ruido mental no logramos oirla. Esa voz la escuché y me dijo que le ofreciera a la chaparrita que la llevaría. Todo salió muy bien porque hice el mismo tiempo al médico que cuando voy a casa y hasta pasé a comer unos riquísimos tacos para festejar mi alegria.

Hoy, mientras escribía el blog, revisé mi saldo. Es quincena y debieron pagarme. Hicieron un cambio con la institución bancaria debido a la fusión empresarial y al revisar mi saldo es mucho mayor de lo que esperaba… en fin. Bendiciones que llegan.

Advertisements