Definitivamente hoy ha sido un día muy agitado. De entrada me quedé dormido más de allá de los 5 minutos reglamentarios que me doy para levantarme de la cama y llegué tarde al gimnasio. Así que solo tuve el tiempo justo para asistir al cuarto de vapor, bañarme, desayunar y llegar a la oficina.

Las cosas en la oficina estaban más o menos tranquila, pero de pronto comenzaron a llegar los pendientes: algunos vendedores me solicitaban la entrega de propuestas económicas que prometí, así que no los hice esperar mucho. Decidí trabajar un par de minutos antes de enfrascarme en resolver un punto crucial en mi vida : responder las 10 partidas de ajedrez pendientes.

Sí, sí lo se. Quizá para algunos el ajedrez solo sea un juego tonto, aburrido e intelectual, pero el caso es que permite usar reglas muy finas para obtener victorias. En mi caso el juego se convierte en una manera de ensayo sobre distintas maneras de actuar ante las posiciones de cada una de las piezas. En algun otro post voy a detallar esto. En este solo hablaré de lo que ocurrió después de que recibí la llamada del director Pérez, a eso de las 10 am.

Como ya dije en otro post, el director Pepe Perez habló con mi jefe para pedir algunos detalles y referencias mías sobre mi trabajo y desempeño. Alguien ha hablado muy bien de mi trabajo en esas altas esferas y solo era cuestión de tiempo para que se diera a notar (el mayor crédito a mi trabajo es que no trabajo, pero al fingir tan bien la proyección es verdaderamente increíble. La gente se conforma siempre con una imagen, pocas veces estudia más allá de eso)

Pepe Perez me llamó para solicitar una plática conmigo. No tenía nada que hacer más que terminar con mis jugadas de ajedrez y le dije que estaba con bastante carga de trabajo, pero que en cuestión de una hora estaría en su oficina para platicar. Llegué puntual a las 11.00 am y la pequeña entrevista de trabajo comenzó. A grandes rasgos me quieren para manejar una Gerencia de Producto orientada a los productos de Internet. Estamos hablando de Internet de altas capacidades además de Internet 2. Esto orientado a un sector de cuentas estratégicas de clientes muy importantes para Topitel. Estamos hablando de un promedio mínimo de facturación de 20 mil dólares por mes. El director me explicó en qué consiste la función de Gerente de producto: analizar el mercado, capacitar zonas comerciales, desarrollar estrategia, proponer mejoras, y lo que más les interesa de mí es que además podría aplicar mis nuevos conocimientos financieros a la proyección de proyectos de inversión. Con todo esto me ha dicho Pepe que la vacante podría ser cubierta debido a mi perfil.

Le comenté algunas cosas relacionadas a mis empleos anteriores, y que a grandes rasgos tienen que ver con algunas de esas funciones. Pero el punto clave fue que estoy interesado siempre y cuando haya más dinero y más nivel jerarquico. Al parecer , si acepto, Pepe sería mi jefe directo, es decir, que no tendría que reportarle al huevón del que hablé y que parecía mover los hilos para su beneficio. Curiosamente ese huevón actualmente atiende esa gerencia, pero tiene más actividades. Algo me hace suponer que el fulano solicitó a Pepe que le quitaran esa responsabilidad y que la atendiera algun otro incauto.

Quizá soy yo el incauto.

Pepe dice que no se compromente a aumentar mi sueldo y mi nivel jerarquico. Pero me presiona para decidir no más allá del siguiente lunes. Yo le he comentado que actualmente en el área donde laboro las cosas tienen proyección para conseguir ese incremento en sueldo y que probablemente me quedaría aqui si no hay algo que verdaderamente me atraiga de la vacante. Hablando claro; que solo me cambiaría si consigue que me aumenten sueldo y nivel. Pepe quedó de revisar esto.

La estrategia es no decir sí a todo. Llevo un año y medio de laborar aquí y la verdad es una excelente oportunidad para dar un salto a una gerencia. Algo que varios compañeros no han logrado por la mente tan mediocre y obtusa. Algunos con más de 8 años solo se dedican a hacer el mismo trabajo una y otra vez. No son capaces de evitar el trabajo ajeno y se embotan de responsabilidades que no deberían atender. Por mi parte ha sido lo contrario, solo tomo lo necesario y lo que me convenga. Por ahora mi prestigio incrementó dado que he dado la imagen de todo un experto en telecomunicaciones que además tiene visión comercial, financiera y administrativa. Cosas que hace 4 años fueron mi martirio. El jefe de entonces me hostigaba con que lo aprendiera y en mi rebeldía no lo hice. Hoy tampoco lo hago, pero ya aplico algunas “reglas de poder” que permiten crear una apariencia distinta a lo que soy.

La estrategia será decir que estoy interesado en ser Gerente de Producto de Internet, pero solo me cambiaré si hay dinero de por medio. Estar en esta área me da la oportunidad de mantener y enaltecer un prestigio por lo que de momento no perdería mucho en declinar la oferta. Por otro lado hablaré con mi jefe para pedirle ese aumento de sueldo y de nivel! ahora es cuando estoy cotizado y puedo lograr que ambas partes hablen de mí en las altas esferas. Lo peor que puede pasar es que siga conservando mi actual posición. Si eso pasa ya gané. Si me suben el sueldo aquí o en la gerencia de producto, también gané.

Sin embargo, todavía debo meditar muchas cosas. Tendré que repasar las 48 leyes del poder para saber que han hecho los poderosos en la historia de la humanidad y tomar mi decisión.

Solo recuerdo algo :

No te comprometas con nadie. Dile sí a todos pero no digas cuando

Advertisements