El movimiento ha sido mayor al día de ayer y eso ha impedido que actualizara el blog temprano. Dado que el día de ayer hice nada, absolutamente nada laboral y hoy he tenido que verdaderamente trabajar en aquellos análisis financieros pendientes que requerían de una respuesta inmediata.

Pero ya me excedí. Hice dos de cinco y debo conservar mi energía para actividades realmente rentables : leer revistas, libros, comer, mirar traseros de compañeras, navegar en internet y eso solo por mencionar algunas. Como ya ha dicho Adam Scott en Dilbert, un empleado debe buscar su felicidad a pesar de esa carga ineludible que es trabajar. Así que lo mejor es usar siempre ese bendito ocio para no  permitir que se acumulen tensiones en nuestro ya depreciado cuerpo. Y es que a la edad de 30 años muchas cosas que no existían ahora se representan como queja constante: cúmulos de ansiedad por comer surgen constantemente provocando el sobrepeso, gramos de estrés que provocan una mala postura. O simplemente la alergia que me acaban de diagnosticar por el simple hecho de tener pocos anticuerpos. Y eso debe ser influencia del maldito aire viciado que existe en este edificio de más de 9 pisos. Cada piso tiene un sistema de acondicionamiento que envía aire circulante a las oficinas.  Un aire frío.

img_0120.jpg

Estoy debajo de uno de esos orificios que descarga el aire que se proyecta en mi espalda. A veces tan insorportable que subo al escritorio para cerrarlo, pero solo dura unas horas porque vuelven a abrirlo. Lo peor del caso es que ese aire es la suma de todos los óxidos de carbono de la fauna laboral. Así que todos nos olemos y nos apestamos, tanto chalanes como jefes y la alergia ya es común en esta empresa.

twitter1.gifHe estado jugando con ese twitter, la herramienta que permite decir qué carajos haces en cada instante.  Me parece más diversión y novedad que utilidad ya que solo permite un par de caracteres por cada mensaje. Alrededor de 120. Por ese número puedes decir si comes, duermes, trabajas, lees, o algo más consistente. Pero a decir verdad, me parece buena opción para hacerme de tráfico al blog. Un modo rápido de darme a conocer.

Así que lo tendré probando un rato más y anexaré a tanto inquilino como aparezca.

La fauna laboral no da mucho para hoy. No hay suficiente idiotez como para escribir. Los verdaderos tarados continuan fuera y sin ellos la empresa funciona un poco mejor, de modo que es dificil captar a algun especímen en pleno acto estúpido. Sin embargo, se que todavía no termina el día y quizá no tarde la sorpresa.

(De nuevo, he olvidado la cámara para poder ofrecer las panorámicas de este empresa Topitel. ¡ Cómo hace falta el toque artístico en este blog! )

Advertisements